Asociación Nacional de Addison y Otras Enfermedades Endocrinas

Hurones con enfermedades en las glándulas suprarrenales

Los hurones domésticos tienen un riesgo bastante elevado de desarrollar lesiones o tumores en las glándulas suprarrenales que pueden provocar una enfermedad o su muerte.

Los hurones domésticos normalmente llevan una vida muy larga y saludable con una dieta equilibrada y un cuidado adecuado. Sin embargo, hay ciertas enfermedades que pueden afectarles, especialmente cuando el hurón se hace mayor. La enfermedad de las glándulas suprarrenales es una de las más comunes en los hurones domésticos de Estados Unidos.

 
Síntomas

El síntoma más común de los problemas suprarrenales en los hurones domésticos es la pérdida de pelo en la parte superior y en la cola. Las hembras pueden manifestar una vulva que ha aumentado su tamaño y los machos pueden tener dificultad para orinar debido a un agrandamiento de la próstata. Entre los demás síntomas que pueden ser más difíciles de reconocer de forma temprana se encuentran la anorexia, pérdida de apetito, anemia, sed excesiva y debilidad en las patas.

Debido a las fluctuaciones hormonales, algunos hurones pueden manifestar un comportamiento agresivo y verse afectado su comportamiento sexual. Pueden atacar a otros hurones que estén con ellos en la jaula o montar objetos u otros hurones.

 
Tratamiento

El tratamiento más común para la enfermedad suprarrenal en los hurones es la cirugía. La mayoría de los hurones presentan problemas en una glándula, siendo más común en la izquierda, con un 64% de los casos. Además, extraer la glándula izquierda es mucho más seguro ya que la derecha se encuentra más cerca de vasos sanguíneos importantes.
Aproximadamente sólo un 10% de los hurones que son sometidos a este tipo de operaciones no sobreviven.

 
Siguiente paso

Muchos propietarios de hurones domésticos piensan que la pérdida de pelo no es un síntoma de que algo va mal en la salud de su mascota. Esto suele suceder porque no se manifiestan otros síntomas o porque no se han detectado. Pero los hurones que no reciben el tratamiento adecuado para su enfermedad, irán empeorando progresivamente y podrían morir.
Por eso, ante el primer síntoma anómalo, es imprescindible acudir a un veterinario especializado en animales exóticos y que tenga conocimientos de hurones.

La cirugía y la medicación pueden ser estresantes para el animal, pero mejorará su calidad de vida y ampliará su vida.

 
Pronóstico

Afortunadamente, tener una enfermedad suprarrenal no es una sentencia de muerte. Existe la cirugía y la terapia con medicación puede mejorar la salud si se coge la enfermedad a tiempo.

Educar al propietario sobre los síntomas de la enfermedad suprarrenal y estar atento es la mejor herramienta para que el hurón pueda continuar con una vida prácticamente normal y saludable.

 

 

 

Imágen de James Barker, por cortesía de FreeDigitalPhotos.net

Utilizamos cookies propias y de terceros para mantener la sesión y sus preferencias, personalizar la experiencia de usuario y obtener estadísticas de uso de la web. Al continuar navegando acepta su instalación. Conozca nuestra Política de cookies y cómo cambiar la configuración en este enlace. Leer más